El duelo

 

 
Cuando nuestros seres queridos se van es necesario vivir nuestro dolor

En el transcurso de la vida, todos hemos sufrido diferentes tipos de perdidas; este sentimiento de perdida provoca diferentes reacciones de tipo psicológico, física, sociológico, económico.

El duelo se considera como un síndrome y puede ser la respuesta a la perdida de status, de un rol, separación de los hijos en edad adulta, etc. El duelo también se vive cuando se pierde el trabajo, hay un cambio de ciudad o de escuela, porque implica un arraigo a un lugar físico y psicológico. Es cuando las costumbres y hábitos tienen que ser modificados para que haya una aceptación.

Es normal

El duelo provoca una reacción natural, personal y única ante una perdida. Es un sentimiento que hace sufrir, es una experiencia subjetiva e intima. Si bien el duelo puede provocarse por diferentes razones, hablaremos del proceso de duelo desencadenado por la perdida de un ser querido.

Cuando la perdida se debe a una enfermedad el duelo inicia desde el momento en que el medico da el diagnostico. Cuando se trata de una muerte súbita causada por un accidente u homicidio, el duelo comienza después de la muerte, o en los meses siguientes. El tiempo varia de persona a persona.

El proceso de duelo se divide en 5 etapas según la doctora Elisabeth Kubler Ross pionera de la tanatología:

Negación y aislamiento

No lo puedo creer, ayer estuve con ella” son frases comunes que escuchamos o habremos dicho. También puede pensarse que la persona sigue viva o no aceptar que ya murió.

Regateo

Es la etapa mas corta. El familiar busca buenas conductas para alcanzar consuelo, como pedirle a Dios que lo deje vivir “hasta que pase la graduación, la boda o la fiesta o que puedan valerse por si mismos, que ya no me necesiten”; prometer dejar de fumar, ir a visitar a la Virgen a pie, etc.

Rabia

Se manifiesta contra todo el mundo, contra Dios, contra la vida, los médicos, familiares, etc.

Depresión

Se vive una profunda tristeza, que es la manifestación propia del duelo. La depresión puede manifestarse con mil mascaras: disminución del apetito, insomnio, abatimiento, llanto, pesimismo, perdida de interés y motivación, no poner atención al aspecto personal, disminución o perdida de la libido, entre otros.

Aceptación

Esta es la ultima etapa y se da cuando las emociones toman su cauce y aceptan que la muerte es un cambio de presencia

El duelo es una emoción normal cuando existe una perdida real, lo patológico seria no sufrir el dolor del duelo. Cuando se trata de un duelo normal, la persona podrá elaborarlo sola, sin embargo, no debemos dejar que la persona sufra sola ese duelo. Se le puede ayudar a que lo elabore en el menor tiempo y con el menor dolor posible, con la ayuda de algún profesional.

El duelo es mas que un sentimiento, es un dolor, un vacío, una tristeza que se lleva en el corazón. Es saber que se ha perdido algo muy valioso para siempre.

Es necesario transformar ese dolor, aprovecharlo para un crecimiento personal, darle sentido a la muerte de ese ser querido y transformar ese sufrimiento a través de una nueva actitud, de que la vida nos esta proporcionando un aprendizaje doloroso y es preciso aprovecharlo.

El duelo es diferente en cada persona dependiendo de la circunstancias. Es diferente si se vive por una muerte súbita, o por un accidente, que por una larga y penosa enfermedad o por suicidio.

Se debe también tomar en cuenta la edad y el rol que tenia dentro de la familia, la persona desaparecida y el doliente entre otras cosas.

Se tiene que vivir

El duelo hay que vivirlo por doloroso que sea, y sobre todo, poder recordar y hablar de nuestro ser querido sin dolor. Si el duelo no se supera, puede haber complicaciones en otras áreas de la vida como en las relaciones interpersonales, seguridad, confianza etc . dependiendo de cada caso en particular.

Por que es tan difícil decir adiós para siempre a nuestros seres queridos? Creo que una de las cosas, es la incertidumbre que nos enfrentamos a no saber a que nos enfrentamos y no haber vivido plenamente. Solamente por un momento imaginemos que este día es el ultimo día que estaremos en este plano y pensemos. Que me falta por hacer?. Que me falta decirle a esa persona ?... tal vez decirle cuanto la quiero, que me perdone, o que la perdono? He disfrutado a mis amigos? A mi familia? Que cambiaria en este momento de mi? Si viviéramos de esta manera, preparándonos para la muerte, estoy segura que viviríamos mas plenamente cada da.



Colaboración de Teresita Pinto. La autora acaba de concluir la maestría en Desarrollo Humano en
IDEHI; Tomo un diplomado de Tanatología en el IPN y su trabajo de tesis es “Duelo anticipado ante el riesgo de muerte de un hijo enfermo de cáncer.

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!