Presentación

Padre Sergio Jeremías de Souza

El dolor que produce la separación de las personas a quienes amamos, tarde o temprano llega a nuestra vida. Cuando lo causa la muerte, tiene un peso abrumador debido a su carácter irreversible, y se hace aún mayor cuando hablamos de la pérdida de un hijo o de una hija.

Nos sentimos tentados a buscar culpables, cuando tal fatalidad se abate sobre nuestro hogar. Una herida parece abrirse en nuestra alma y las heridas del alma tardan en cicatrizar.

Al escribir este libro no queremos que usted ignore su dolor, sólo pretendemos que que sepa vivir con él. Intentaremos dar algunas pistas para que no sea usted un muerto en vida por la tristeza. ¡El camino de la vida está en usted! Siga las señales que le daremos ¡ y encontrará el consuelo que viene de Dios!

¡Dios lo acompañe!

 

 

Indice

 

El dolor de la pérdida. Los padres no fueron hechos para enterrar a sus hijos.
Lloramos por nosotros mismos. No crea en los mensajes del más allá.
No guarde objetos personales por mucho tiempo. El dolor tiene un ciclo.
Dedíquese a los demás. Haga ejercicios y aliméntese bien.
Descubra la peor hora del día. El don de la convivencia.
Dios nos lleva en sus brazos. Su hijo ha resucitado.
Un día nos encontraremos. Ore siempre
La fuerza viene de Dios. _Salmo 129._Salmo 23._El descanso eterno.
Ore siempre._Por los que partieron._ La muerte ha sido derrotada._Jesús es la resurrección y la vida._
Oración por su hija o hijo que ya no está a su lado._Antífona por alguien que murió. Un mensaje que escribiría su hija o hijo desde el cielo

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen

te esperamos !!!!