Descubra la peor hora del día


Por increíble que parezca, quienes pierden un ser querido, en este caso un hijo, intensifican su tristeza y soledad en determinadas horas del día. Generalmente son horas que nos recuerdan directa o indirectamente la persona que partió: la hora en que acostumbrara llegar a casa, la hora en que conversaba con nosotros...

Descubra cual es la peor hora del día, para usted, en especial por su tristeza y soledad. Casi siempre hay horas que reviven momentos muy queridos, compartidos juntos con la persona amada que ya no esta. Cambiar los hábitos, en lo que se refiere a estos horarios, es importante para vencer la depresión, al sentirse solo y distante del hijo que se fue.

Aunque le cueste, intente adquirir nuevos hábitos y darse un tiempo a si mismo, sin la obligación de rendir cuentas a alguien en un compromiso serio. Cuando sienta que la tristeza se abate sobre usted, salga de su casa y camine, arregle su jardín, visite a un amigo o entre en la iglesia a rezar. Fácilmente nos habituamos a los horarios y nuestro inconsciente los comienza a asociar con la alegría o el dolor. De una nueva dirección, un nuevo significado a las horas de su reloj existencial. Usted no esta obligado a nada, fuera de vivir de una manera plena.

 



El don de la convivencia


La tentación de nuestro corazón, cuando perdemos a alguien, es replegarse y evocar solo el dolor y la tristeza. Pero se necesita un nuevo modo de encarar la situación en su vida de padre o madre. Aprenda a agradecer a Padre Creador el privilegio del tiempo compartido con su hijo. Agradézcale la persona maravillosa que fue; muestre una actitud de alegría y acción de gracias en sus plegarias al Dios de la vida.

Recuerde, la sonrisa de quien partió, sus muchos dones y cualidades. Agradezca al Señor porque, a pesar de estar separados, queda el recuerdo de su vida rica en talentos.

Solo dejamos al partir de esta tierra el recuerdo de lo que hicimos. Recordemos también realizar obras que ni "la polilla ni el oxido pueden destruir".

No morimos verdaderamente cuando somos recordados de manera sana por las personas que quedan. Sepa que su hijo, que ahora esta junto a Dios, se alegra cuando usted reconoce que el Señor, desde el primer instante, ha bendecido en abundancia su vida.

¡Gracias, Señor!


 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen

te esperamos !!!!