Dios nos lleva en sus brazos

Un bellísimo poema enseña que, en los momentos de mayor angustia y dificultad, Dios no nos abandona, sino que nos lleva en sus brazos. El sabe que nuestros pies se debilitan demasiado, y que perdemos hasta el deseo de caminar. Solo con la fuerza de Dios, usted lograra seguir el camino en medio de tal situación.

Dios nos lleva en sus brazos cuando nos entregamos a el confiados. Cuando encontramos en El todo nuestro refugio y esperanza. Y la esperanza abre un canal para que la gracia y el consuelo divino actúen en nuestra vida.

Dios nos lleva en sus brazos también a través de nuestros amigos y conocidos que, en la hora de la perdida, nos abrazan, lloran o sonríen, nos consuelan y reaniman. Si, Dios se hace presente y realiza verdaderos milagros a través de ellos.

Dios nos lleva en sus brazos, cuando en determinado momento de oración o plegaria, intuimos cual es su verdadera voluntad. Cuando comprendemos que El es el Dios de vida y no de muerte, y que siempre estuvo a nuestro lado. Simplemente, no nos debamos cuenta de su presencia.

Si, amigo mío, las nubes pueden esconder el sol por un momento, pero no apagarlo. De igual forma, las nubes del sufrimiento y del dolor pueden impedirle ver o sentir la presencia de Dios a su lado, pero no pueden negar su existencia. Cuando usted se siente solo, Dios lo lleva en sus fuerte brazos de Padre.
 


Su hija o su hijo ha resucitado

Si usted es cristiano, tenga fe: su hija, o su hijo que murió, ha resucitado. Y la resurrección no es mas que la plenitud de la vida para quienes hacen el bien en esta tierra. Una alegría sin fin, certeza de saborear eternamente la paz de la presencia de Dios.

En el mundo nuevo, el mismo Dios de la vida prometió que enjugaría toda lagrima. Allí no habrá mas dolor, tristeza o separación. El Señor será todo en todos. Si viviéramos solo para la vida presente, nos dice el apóstol Pablo, seriamos los mas desdichados de los mortales, pero vivimos con una seguridad: hay algo mas allá de la noche oscura de la muerte. Hay una luz que brilla siempre, siempre, al final de este túnel. Del otro lado, nos espera un mundo nuevo, con un brillo de resurrección.

Una vez muertos en gracia de Dios, alcanzaremos la plenitud de lo que podríamos ser en esta tierra pero no conseguimos a causa de nuestras limitaciones físicas y temporales. Dios completara con su gracia lo que falto a nuestra pobre vida.

Jesús, Dios y hombre verdadero, nuestro salvador y redentor, resucito y abrió para nosotros las puertas de la resurrección. El es nuestra certeza y garantía de la victoria final sobre la muerte. !Con el todos seremos vencedores!

 


 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen

te esperamos !!!!