Oh Jesús, único consuelo en las horas eternas del dolor,

único consuelo, sostén en el vacío inmenso

que la muerte causa entre los seres queridos!

Tu, Señor. a quien los cielos, la tierra y los hombres

vieron llorar en días tristísimos;

Tu Señor, que has llorado a impulsos

del mas tierno de los cariños

sobre el sepulcro de un amigo predilecto;

Tu, oh Jesús! que te compadeciste del luto de un hogar deshecho

y de corazones que en el gemían sin consuelo;

Tu, Padre amantísimo,

compadécete también de nuestras lagrimas.

Míralas, Señor como sangre del alma dolorida,

por la partida de nuestros hijos.

Míralos, Señor,

como tributo sentido que te ofrecemos por su alma,

para que la purifiques en tu sangre preciosa y

la lleves cuanto antes al cielo, si aun no te goza en el!.

Míralas, Señor,

para que nos des fortaleza, paciencia,

conformidad con tu divino querer en esta tremenda prueba

que tortura el alma!

Míralos, oh dulce, oh  piadosísimo Jesús!

y por ellas concédenos que los que aquí en la tierra

hemos vivido atados con los fortísimos lazos de cariño,

ahora lloramos la ausencia momentánea del ser querido,

permite que nos reunamos con ellos de nuevo

junto a Ti en el Cielo,

para vivir eternamente unidos en tu Corazón.

 Amen.
 

 

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!