Señor Jesucristo, quiero ser diferente,

cambiar todo lo que hay dentro y fuera de mi:


rayos y centellas, oscuros rincones,

olvidos y mentiras, indiferencia y desamor;

nos parecemos a la noche perdida,

al velero sin rosas rumbo al puerto,

sin recoger los sueños, sus silencios de niño

que busca los brazos del ser mas perfecto:

Dios; nuestra boca permanece cerrada

entre ese río que inunda de odio, y rencor los corazones,

sin gritar fuertemente nuestra razón: amor, perdón;

los días de nuestras almas sucumben ante lo material

y se llenan gota a gota de las lagrimas de nuestros semejantes:

pobreza, guerra, asesinatos, drogas y dolor;

mil veces nos tapamos los ojos, no queremos ver:

lo maravilloso del mundo, su esplendor,

la perfección de la creación,

la existencia de un Ser Superior;

limitamos nuestro mundo

a una sola percepción: sensación y satisfacción personal;

y nuestro futuro no es mas que un granito de tierra al final.

Señor Jesucristo, quiero ser diferente,

cambiar todo lo que hay dentro y fuera de mi:

dar amor y verdad, comprensión y perdón,

parecerme a un día de primavera, a un barco lleno de flores:

fe, esperanza, devoción rumbo al puerto;

y que nuestra boca despierte del letargo,

se inunde de semillas de verdad:

de amor a Dios y a su creación;

que nuestras almas renazcan ante lo espiritual

y se llenen gota a gota de la alegría de la humanidad:

comprensión, paz, cooperación, libertad,

y sobre todo de ser tus hijos;

mil veces sentir que nuestro objetivo es la salvación;

y nuestro futuro será solamente el paso firme

en el cumplimiento de nuestro sueño ...

tus brazos amorosos.

AMÉN

RICARDO SERNA G.

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos!!!