Verónica Sejas, Paolita y Verónica Lazcano

 

 

 

Toma mi mano amiga,
acompáñame y hablemos,
tu apuntalas mi alma,
yo apuntalo tu cuerpo
y aunque no nos conocemos
sé que piensas, sé que sientes,
sé de tus noches negras,
y tus mañanas vacías,
de tu infinito asombro,
de esos interrogantes,
que no encuentran respuestas,
en un Dios al que no entiendes.
 

Sé de ese grito sordo
saliendo de tus entrañas,
más no estás en tu cuerpo,
más no encuentras cobijo,
y estallas en pedazos
por todo el universo.
Sé lo que hay en tu alma,
lo que sientes en tus manos,
lo que escucha tu oído..
 

Sé de ese pozo negro,
de esa ira impotente
y de ese andar sin destino.
Amiga ven; no hablemos,
unamos nuestras manos ,
en perfecto silencio,
sé que nos comprendemos;
¡Somos tantas que vamos
por esta senda tan larga!
 

Todas somos lisiadas;
porque se nos rompió el alma.
Quizás nos preguntemos . . .
¿Por qué estamos viviendo?
Busquemos la respuesta,
mientras tanto sigamos;
simplemente sigamos,
porque estamos viviendo.

Demos un pasito hoy,
mañana es otro día.
Hoy seguimos con vida
y deberemos vivirla.
Ven; ayúdame hermana,
nuestros ángeles nos miran,
no alteremos su vuelo,
hablemos de la esperanza.
 

Sonríe amiga, ven,
demos otro pasito,
quizás sea el momento
de revertir nuestra alma
de ese amor generoso
para poder encontrarlos.

Tal vez juntas podamos recordar,
que aún hay bosques hermosos,
y ríos y montañas que queramos mirarlos;
salgamos de nosotras,
el amor es la fuerza para llegar hacia ellos;
solamente tenemos que compartirlo.
 

Ven hermana,
mi hermana en el dolor profundo,
juntas sacaremos fuerzas
de ese cordón de plata.
¡Qué el amor se reponga
en nuestros corazones!
Por ahora...otro pasito
y otro el día de mañana,
porque? porque seguimos viviendo!

 

 

 

Carolina, Paolita, Tatiana

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad
pinchando en la siguiente imagen.
te esperamos !!!!