El sufrimiento en nuestras vidas

 

 

Si recibimos de Dios los bienes ... porque no también los males ?

Hoy puede ser una buena oportunidad para que examinemos nuestra postura ante el Señor cuando, en nosotros o en aquellos que mas amamos, se hacen presentes el dolor y el sufrimiento .

Dios es siempre Padre: También cuando nos visita la aflicción y el pesar ¿ Nos comportamos como hijos agradecidos en la abundancia y en la escasez, en la salud y en la enfermedad?

"Una angustia y un desgarro interior muy penoso produce el sufrimiento del inocente " ... niños y jóvenes que mueren pronto o con enfermedades que los dejaran inútiles para una vida normal, personas que han sido generosas y han servido fielmente a Dios y que se encuentran ahora con una enfermedad difícil ..., mientras que otros que han vivido a espaldas de Dios parece que la vida les sonríe .

El libro de Job pone con toda claridad el problema del sufrimiento del hombre inocente: el sufrimiento sin culpa . Job no ha sido castigado, no había razón para infligirle una pena, aunque haya sido sometido a una prueba durísima ". Después de esta prueba, Job saldrá fortalecido en su virtud, que no dependía de su situación acomodada ni de los grandes beneficios que había recibido de Dios ". Con todo el libro de Job no es la ultima palabra sobre este tema. En cierto modo es un anuncio de la Pasión de Cristo, la única que puede dar luz a este misterio del sufrimiento humano, de modo particular al dolor del inocente .

Tanto amo Dios al mundo, que le dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en El no perezca, sino que tenga la vida eterna. El dolor cambia radicalmente de signo con la Pasión de Cristo. Parece como si Job la hubiera presentido cuando dice : " Yo se que mi Redentor vive, y al fin ... yo veré a Dios " ( Job 19,25 ), y como si hubiese encaminado hacia ella su propio sufrimiento, el cual, sin la redención, no hubiera podido revelarle la plenitud de su significado.

En la Cruz de Cristo no solo se ha cumplido la redención mediante el sufrimiento, sino que el mismo sufrimiento humano ha quedado redimido.

Cristo _ sin culpa alguna propia _ cargo sobre si el mal total del pecado. Los padecimientos de Jesús fueron el precio de nuestra salvación .Desde entonces , nuestro dolor puede unirse al de Cristo y, mediante el, participar en la redención de la humanidad entera . " Esta ha sido la gran revolución cristiana : convertir el dolor en sufrimiento fecundo, hacer de un mal , un bien .Hemos despojado al diablo de esa arma ...., y con ella, conquistamos la eternidad ".


P. Francisco Fernández Calderón

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!