Jaime, era un joven empezando a vivir tenia escasos 14 años, pero el gran problema en su vida era que estaba enfermo, postrado en cama el escuchaba los gritos de sus amigos en la calle jugando. Soñaba recuperarse pronto y reunirse con ellos, el no conocía la gravedad de su enfermedad solo el Dr. que lo atendía y su mama, sabían que el padecía de una enfermedad incurable tenia prácticamente los días contados.

Una noche antes de dormir, cuestiona a su madre con la pregunta quizás mas difícil de responder: Mamá que es la muerte? Como es la muerte?. La mamá sintió una espada que le atravesaba el corazón, las lagrimas fluyeron con rapidez y sale del cuarto supuestamente a la cocina... Ella supo que era la pregunta mas importante que le hacia su pequeño Jaime. Y sabia que la respuesta debería realizarse con mucha sabiduría. Así que ella se arrodillo por un momento e hizo una oración pidiendo al Señor una respuesta rápida, correcta y que llene todas las dudas de su hijo. (Santiago 1,5 si a alguno le falta sabiduría pídasela a Dios).

Regresa luego de orar, al cuarto de Jaime y le dice: Recuerdas cuando tenias 5 años y tu eras un niño muy pequeño, te pasabas todo el día jugando y ya por la noche muy cansado venias a la  cama de Mamá y Papá a seguir jugando donde te quedabas dormido, esa no era tu Cama y ese no era Tu cuarto tu solo te quedabas ahí un rato, pues con sorpresa te despertabas al día siguiente en tu "Propia cama, en tu Propio cuarto". Que ocurría en la noche? Tu estabas ahí por que alguien que te ama había cuidado de ti. Tu papá, con sus brazos fuertes y grandes te había llevado a tu "Verdadero cuarto y tu verdadera cama."

Querido hijo la muerte simplemente es así, nosotros apenas nos dormimos en nuestro cuarto despertamos alguna mañana para encontrarnos en Otro cuarto la habitación que nos pertenece, porque el Señor Jesús nos amo y murió por nosotros y fue a prepararnos una mansión celestial allá en el cielo. Jaime al escuchar la explicación tan sencilla de su mama quedo muy contento y feliz por que se sentía muy enfermo.

Varias semanas después Jaime murió muy contento, ilusionado y lleno de esperanza de que Jesús lo llevaría en sus brazos grandes y fuertes donde esta el Padre celestial, el se murió con la ilusión de "Despertar en su nuevo cuarto, "Su propia mansión".

 

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos!!!