"Si Dios habla cada vez

que le hacemos una pregunta,
el ser humano no tendría otra alternativa

que escuchar la palabra
y seguirla sin más opciones,

decisiones o discusiones."

                                             

 

Dios calla para que yo hable

 

 

El silencio de Dios es motivo de preguntas, de escándalo para algunos creyentes y también es motivo de risa para los ateos. Para éstos Dios no existe y esta muerto, pues nunca habla.  Ho quiero descifrar un poco ese silencio, eterno y elocuente. Es el primero de los dones divinos. Cuando no había nada, Dios callaba, pero no dejaba de amar. Y porque nos amaba hablo t creo los mundos y al hombre y la mujer.

El hecho de que Dios calle hoy, tiene que tener algún motivo. A veces le pregunto: ¿que es lo que debo de hacer?, y no me contesta. Le pido una razón del mal y del dolor, y no dice nada. Otras veces me gustaría saber si está conforme con lo que hago o pienso, y sigue callado. Poco a poco he ido descubriendo que el silencio de Dios es el espacio que El tiende ante mi para que yo piense, busque, me pregunte, grite, me queje y, al final, responda lo mejor que pueda. Si Dios hablara, entonces tendría que callar para siempre el ser humano. Quedaría convertido en un silencioso habitante del planeta, y lo que es peor, sería un esclavo de la palabra definitiva, cerrada, imposible de hacerla crecer o de poderla adaptar a la realidad diaria.

Si Dios hablase cada vez que le hacemos una pregunta, el ser humano no tendría otra alternativa que escuchar la palabra y seguirla sin más opciones, decisiones o discusiones. Ya ven como el silencio de Dios es garantía y signo de su amor. Porque Dios es amor, quiere que los humanos se realicen tal como El los creo, libres. La palabra como expresión, no como pura formula es la intimidad del ser humano; es el signo inconfundible de su existencia. Si el hombre calla, no es hombre, no es libre, no tiene capacidad de escoger o decidir....Solo sigue la voz de su amo. Creo que ahora podemos entender  por que calla Dios. Lo hace para que nosotros respondamos con nuestra libertad,  siendo eso, responsables. El silencio divino es el espacio que Dios me da para que yo crezca como ser libre.

Tendríamos que ser capaces de decir a Dios que siga callado para que nosotros hablemos y actuemos. Sus caminos son distintos a los nuestros. Les quiero presentar una leyenda que habla del silencio de Dios.

Había una vez una Ermita con un Cristo a quien los devotos acudían todos los días pidiendo favores y milagros. Cuidaba de la Ermita un viejo sacristán, quien un día compadecido del Cristo de la Cruz, se ofreció a sufrir en su lugar. Le propuso un trueque: Cristo bajaría de la Cruz y el sacristán tomaría su puesto. Cristo accedió bajo una sola condición: suceda lo que suceda, veas lo que veas.

Efectivamente nada dijo, cuando vio que un rico dejaba olvidada su bolsa después de rezar. No dijo nada cuando un pobre vio la bolsa y se fue con ella. Tampoco dijo nada cuando un joven le pidió de rodillas tener un buen viaje pues embarcaba hacia un país lejano. Pero en el mismo momento en que el joven estaba rezando, llego el rico buscando su bolsa y al no encontrarla, arremetió contra el joven pensando que este la tenía. El sacristán no pudo aguantar más y rompió su silencio. Gritó, defendió al joven, insulto al rico quien cayo avergonzado por el suelo.

Al llegar la noche Cristo apareció en la Ermita y mando al sacristán bajar de la Cruz. Le dijo: _ tu no sirves para ocupar mi puesto. Tu no sabías que al rico le convenía perder su bolsa pues en ella estaba el precio de la virginidad de una doncella. El pobre tenía necesidad de aquel dinero e hizo bien en llevársela. En cuanto al joven que iba a ser golpeado  las heridas le abrían hecho suspender el viaje que terminó en una tragedia. Acaba de hundirse el barco, y el ha perdido su vida. Tú no sabias nada. Tú no sabes nada. Yo si sé, y por eso callo:

Ahora entiendo que el silencio de Dios es mi palabra, o mejor es la oportunidad que El me da para saber responder ejercitando mi libertad. Ahora podemos entender por que Cristo proponía su palabra, nunca la imponía anulando la libertad humana.

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad
pinchando en la siguiente imagen.
¡¡¡ Te esperamos !!!