Surgió en aquella clase de religión la consabida pregunta :¿Quién te hizo a ti? Y el niño, despierto y vivaracho, contestó al sacerdote: Dios fue quien hizo una parte de mi . el sacerdote, sorprendido, siguió preguntando : ¿Que quieres decir con eso de " una parece de ti"? Pues muy sencillo, añadió rápido, el niño : Dios me hizo pequeño, el resto lo hago yo crecer. Aquel día el maestro aprendió una bonita lección del alumno. Una lección que hay que recordar y practicar todos los días . Ciertamente que Dios me ha creado. Ha puesto semilla y potencial de vida dentro de mi, pero yo tengo que desarrollarlo, hacerlo crecer.
Hay gente que está siempre pendientes de la suerte, gasta toda su vida esperando un golpe de suerte y al parecer, cuando llega, pasa de largo o se le escapa de las manos. Hay otros que logran triunfar y crecer a base de luchar y trabajar. Los primeros se quejan de su mala suerte. y no reconocen que lo malo en ellos es su apatía o se comodidad. Se quedan pequeños enanos .... por falta de creatividad, se iniciativa, de decisión y de constancia. Los que triunfan son los que no se detienen ante el obstáculo ni se desaniman ante el fracaso; son los que confían en su capacidad, saben que dentro de ellos hay una semilla divina que hay que desarrollar, y están seguros que pronto o tarde germinará, dará su fruto.
 

 

 

Nada hay nuevo bajo el sol


Los descubrimientos más sorprendentes se deben muchas veces a los genios menos brillantes. Y los que ni descubrimos ni brillamos escondemos disimuladamente nuestra falta de sorpresa o de admiración, repitiendo el célebre y viejo dicho : " Nada hay nuevo bajo el sol". Y no deja de ser cierto. Las cosas están ahí, lo importante es verlas o dejar que el sol de la búsqueda y la creatividad las descubra. El nuevo mundo al que llegó Colón hace cerca de 500 años, no era nada nuevo. En él había civilizaciones tan viejas y avanzadas como otras muchas de Europa o del Oriente. Pero era un Continente escondido o desconocido para el resto del mundo. El afán de búsqueda, la tenacidad y el apoyo moral y material de una Reina, Isabel de Castilla, hacen posible el descubrimiento de América por Cristóbal Colón. El navegante mendigo por las cortes de Europa, se convierte en el Gran Almirante conocido y admirado hoy por todo el mundo..
Cuando Alexander Fleming descubre la penicilina en el años 1928, aquello fue el resultado de una mente tenaz y observadora. Esta ves se fijó detenidamente en lo que antes no había prestado atención. Investigando la gripo vio que accidentalmente había aparecido moho en uno de los cultivos, algo normal y corriente, pero el detalle estaba en el círculo limpio de bacterias formado a su alrededor. La curiosidad de Fleming estudiando este moho corriente le llevó a descubrir el prodigioso antibiótico, que tantas infecciones ha curado y tantas vidas ha salvado.
En el mundo moderno unos pocos piensan, observan , crean, mientras los demás vivimos de sus rentas. Dicen los sicólogos que solamente un dos por ciento de los adultos utilizan su creatividad. En un estudio hecho con niños de siete años se vio que éstos desarrollaban hasta el diez por ciento su creatividad y, asombren, los niños de cinco años demostraron que desarrollaban hasta el noventa por ciento.

 

¿Creatividad o mediocridad


Si hay un insulto que nos debiera ofender de verdad es que nos llamen mediocres : gentes sin aspiraciones, sin creatividad. Cerrados e indiferentes a nuevas ideas o nuevos caminos. Gentes que no leen ni escuchan, ni observan ni piensan ... Tal vez algunos estén siempre a lacaza de la última moda en ropa, calzado, prendas o decoraciones, pero éstos son los que más dócilmente se resignan a vivir sin originalidad, siempre con los mismos conceptos gastados y atrasados, siempre siguiendo unos modos de pensar establecidos e impuestos ... Pueden que cambien de sombrero todos los días, pero sus mentes y cabezas siguen cada vez más viejas y pequeñas, por falta de uso. deberíamos envidiar a los niños que buscan, que preguntan, están atentos y se asombran ante lo que observan y descubren ...Por eso los niños tiene ocurrencias que nos sorprenden. Tienen respuestas que nos desconciertan. Ellos si que de verdad son originales y creativos. Los adultos nos creemos maduros, sabedores y conocedores de todo ...Y aquí está precisamente la negación a toda creatividad. Si soy receptivo a nuevas ideas en ellas encontraré respuesta y solución a muchos problemas. Si no me doy por vencido ante las dificultades; si no me asusta correr el riesgo, cuando otros piensan que voy a hacer el ridículo... entonces nadie podrá llamarme mediocre. Y sobre todo sentiré la satisfacción de ser socio _ colaborador _ de Dios en la Obra de la Creación.

 

Visita y únete a nuestra comunidad
pinchando en la siguiente imagen.
¡¡¡ Te esperamos !!!!