Estamos ya cerca al final de la cuaresma: un tiempo para seguir a cristo, para encontrar sentido al caminar y al luchar de cada día ... Es un tiempo para ascender con Cristo en dirección vertical, sin olvidar que mi vida debe converger con los demás en dirección occidental. Son las dos dimensiones del palo de la cruz. La Cruz que unió el cielo con la tierra y la cruz que se extendió como fuente de salud y de perdón abrazando a todos. En el mismo Calvario comenzó por abrazar al buen ladrón. Esto nos hace recordar aquellas palabras de Teilhard de Chardin: "Todo lo que asciende, converge ". Y es que todo lo que sube, apoyado en Cristo, se extiende y converge en beneficio de los demás , es que prolongamos los brazos divinos del amor cristiano. Veo en estos días al Cristo Peregrino caminando hacia Jerusalén. No va solo, con él peregrinan las esperanzas y aspiraciones de toda la humanidad. Jesús sube a Jerusalén para dar cumplimiento a todas las promesas y llevar a cabo todos los ideales del corazón humano. Sus últimas palabras serían: "Todo quedó cumplido"(Juan 19,20). Nuestro viaje es en busca de la Luz, de la Verdad, de la Vida, de la Salvación. de la Resurrección, y Cristo nos traerá todo esto en su Pascua Gloriosa.

El camino de la vida es duro
La Pasión y muerte de Cristo no es tanto para ver, cuanta experiencia de dolor para vivir. El dolor y la muerte nos siguen como compañeros inseparables y traidores ... Ciertamente que el camino de la vida es demasiado duro para recorrerlo uno solo. Por eso Jesús viene a motivarnos, a señalarnos el rumbo y el sendero ...Le vemos camino del Calvario donde se tambalea, se mezcla con el polvo, cae por tres veces, pero se levanta, y abrazado a su Cruz lleva adelante su tarea, logrando la victoria ... Los cristianos tenemos en la Pasión de Cristo una medicina secreta y eficaz para enfrentar el dolor, para aceptar lo que no se puede cambiar o suprimir, para encontrar sentido, alivio y luz a lo que difícilmente se puede explicar con la razón. Si Cristo sufrió y cayó, ¿que puedo pretender o esperar yo?

Por el dolor al gozo
No hay Pascua sin Viernes Santo. Pero el Viernes Santo sin Pascua sería tumba vacía y silenciosa o final desesperado. El paso de Cristo por el dolor hasta lograr la Resurrección es un llamado al optimismo cristiano. Es una confirmación de lo que Él tantas veces había dicho: "El que se humilla será exaltado".
Ciertamente Jesús fue humillado, despreciado, perseguido y ejecutado como un malhechor, pero su victoria sobre el mal superó en grandeza al dolor. En nuestro mundo, donde todo parece abocado al éxito, conviene recordar que los éxitos no se miden por la altura a que uno llega, sino por las dificultades que uno supera, hasta lograr la victoria. La altura y la medida por el éxito de Cristo son la Cruz. Él no logró su triunfo apoyado en intereses creados, ni en vanidades frías ni apariencias vacías, tampoco se debió su éxito a un golpe de la suerte. Su táctica fue hacer de las dificultades y problemas desafíos que Él transformó en éxitos. No se dejó vencer no envolver por el dolor ni por el mal. Él fue quien venció al mal haciendo el bien. Defendió la Verdad, desenmascarando la mentira. Cristo nos dio la paz y el perdón haciendo la guerra al pecado.

Fracaso es complacer a todos
En cierta ocasión preguntaron a Sammy Davis en qué consistía el éxito para él. A lo que dio esta respuesta: "No sé lo que es el éxito, pero si estoy seguro de lo que es el fracaso. El fracaso es tratar de complacer a todos". Jesús no pudo ni quiso complacer a todos. A muchos los dejó disgustados por decir la verdad, por denunciar la injusticia. A otros los dejó incómodos porque sus palabras eran una sacudida para su egoísmo y materialismo ... Muchos no le siguieron porque no les agradaba el Reino del cual Él hablaba: un reino que no coincidía con sus ambiciones políticas e intereses económicos. Aparentemente Cristo moría como un fracasado, pero precisamente por no complacer a todos, por no seguir el camino fácil del halago y las promesas falsas ... Jesús Triunfo "
Sin Conocer el fracaso"esto me hace recordar aquel refrán ruso: Enemigo es el hombre que dice siempre Si; pero el amigo es el que discute contigo".
Jesús no triunfó como político, pero tampoco engañó a nadie. No cayó simpático a todo el mundo, pero si fue amigo de todos. No siempre dijo que si a todos, pero nadie puede dudar de que amó a todos. Hoy nos sigue brindando sus éxitos y nos invita a seguir su ejemplo.

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad
pinchando en la siguiente imagen.
¡¡¡ Te esperamos !!!!