El mejor resumen de todo el mensaje bíblico esta en Juan 3,16-17:"Tanto amo Dios al mundo que nos dio a su único Hijo para que creyendo en El tengamos vida."En esta sola frase suenan palabras que responden a realidades íntimamente relacionadas entre si, como el amor, la donación, la fe, la vida...Por eso pienso que la fe es cuestión de amor y de corazón. Creer en latín se dice: credere, viene de "cor-dare" que significa dar el corazón. Y es que cuando uno entrega el corazón, lo da todo; su persona, su historia, su pasado, su futuro, su presente, sus sueños. Se da así ,lo que es y lo que tiene. Dios nos amo tanto que nos dio a su propio Hijo. Nos dio lo mas querido para el, su propio corazón, todo su amor. Cuando uno cree entrega su confianza, se pone en las manos de Dios y siente y conoce que Dios le ama.

La fe es respuesta al amor. Es la adhesión incondicional de toda persona. El amor lo mismo que la fe no pertenece solamente al mundo de la inteligencia. Hay quienes dicen tener una "fe ilustrada" pero esto no significa que su fe es también "personalizada". Ni la fe ni el amor son objetos que se escogen, se compran o se venden como productos de consumo. Uno no se enamora de quien quiere ni cuando quiere. El amor lo mismo que la fe son regalos que llegan a veces cuando menos se esperan. Y es que los dos tienen algo especial, misterioso, independiente del calculo, la manipulación o el control. Por eso tan inconsistente es decir:"yo no creeré nunca",como afirmar "yo creeré siempre". Lo mas exacto seria decir:"yo deseo creer siempre". Y trabajar para lograrlo, como se esfuerza el enamorado que cuando dice "te querré siempre" en el fondo lo que esta diciendo es esto:"deseo con toda mi alma amarte toda mi vida....

No cabe duda que fuerza mas influyente y poderosa, la que es capaz de cambiar completamente a una persona, son el amor y la fe. Conviene estar claro. Ni al amor ni a la fe se les puede tener como posesión. Mas bien son ellos los que nos tienen, nos motivan, nos sostienen...Son la fuerza interior que nos hace superar cualquier dificultad. La fe y el amor son fuentes inagotables que nos hacen vivir, luchar, trabajar, disfrutar lo que somos y para lo que Dios nos creo. El amor y la fe no se tienen, se vive, se ejercita...Por eso no se pueden guardar en un almacén o deposito. La fe y el amor que no se comunican se estancan y se mueren. Son como la misma vida que solo se merece dándola.

Una cosa es hablar de amor y de esto hablamos demasiado los sacerdotes, los psicólogos, los consejeros...,y otra es hablar con amor, amorosamente. Esto solo lo hacen los enamorados. Lo mismo que hay diferencia entre hablar de la fe o hablar desde la experiencia de la fe. Esto ultimo lo hacen los místicos, los que han logrado ese contacto personal e intimo con Dios. Y cuado hablan, lo suelen hacer en poesía, como Juan de la Cruz, Teresa de Jesús, Francisco de Asís. Y los hacen sintiendo una necesidad psíquica de comunicar a los demás la felicidad interior que están viviendo. Ahora entiendo que quien ama y cree, es generoso y tiene vida. Quien vive todo esto no puede menos que sentirse libre y millonario. Por eso repitan a todas horas: Gracias, Señor, por la fe.
 

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!