Las hierba, las flores se secan si les falta agua. Sin embargo una gotita de agua, de rocío puede mantener una planta viva por un día más. Si a la raíz le llega un poquito de agua cada día, el árbol se mantienen con vida, hasta que llegue un buen aguacero.

Dios nos envía cada día una gota de rocío para nuestra alma. Puede ser su palabra, las palabras de un amigo, las de alguien que nos apoya o nos comprende. A veces esta agua está muy escondida, como en el desierto, y es necesario escarbar y ahondar para llegar hasta ella.

Estas reflexiones o mensajes tratan de ser gotas de rocío, pequeños rayos de luz esperanza y consuelo que puedan permitir superar las noches de dolor y sufrimiento.

            El agua es fuente de vida. Nos limpia y nos calma la sed. Fecunda la tierra y renueva la juventud de nuestros cuerpos.    A través del agua, en el bautismo, el cristiano queda incorporado a Cristo y se reviste de una criatura nueva. El agua es salvación y vida.

            El ser humano tiene sed de Dios, como la samaritana. Y cada uno bebe de él, según la sed que tiene.  El ser humano, necesita, sin embargo, ser transparente y cristalino como el agua. Para ello tiene que acercarse al Señor que es agua viva y pedirle: Dame de esa agua.

 

Ser como el agua

 

Yo quiero ser como el agua que calma y sacia la sed

 .Que canta al viento las penas y brilla en ella el ciprés

 .quiero ser como el agua que purifica mi fe

 Y siempre  corre adelante y besa al pobre los pies.

Dame, Señor. dame de tu agua

Dame, Señor. dame de tu agua

 Fue una tarde en Cana cuando el milagro surgió, 

Del agua brotó un nuevo vino, porque allí estaba

 Dios.Con aguas Tú rescataste, del Faraón a Israel.

 De la muerte liberaste, al que calmó en ti su sed.

Dame, Señor. dame de tu agua

Dame, Señor. dame de tu agua

 Como suspira la cierva, tras la corriente de agua,

  Así suspira mi alma, en pos de ti, oh! mi Dios.

Tiene mi alma de Dios del Dios vivo tiene sed,

Como tierra agrietada mi alma tiene sed de él.

Dame, Señor. dame de tu agua

Dame, Señor. dame de tu agua

  Como tierra agrietada mi alma tiene sed de ti,

como gota de rocío refrescas mi corazón.

El agua es fuerza, es vida, es todo para el campesino

es refrigerio en el día, es misterio y desafío.

Dame, Señor. dame de tu agua

Dame, Señor. dame de tu agua

La tierra ha dado su fruto, nos bendice el Señor,

El agua es fuente de vida, es fuerza, es amor.

A ti, Señor, yo me acojo, no quede yo confundido,

en ti yo busco el amparo, a ti mis males confío.  

Letra - Fr. Eusebio Gómez 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad
pinchando en la siguiente imagen.
¡¡¡ Te esperamos !!!!