En nuestra vida hay días que nos sentimos aplastados y abatidos; días que en vez de caminar nos sentimos como si fuésemos arrastrándonos a ras de la tierra, sin ánimo de continuar, sin ánimo ni para levantar la mirada. sin embargo, cuenta una leyenda que Dios creó a las aves para que, al oírlas cantar, el hombre levantara sus ojos al cielo.

Así las aves serian embajadoras de Dios ;!y son tantas y tantas las cosas que pueden ser embajadoras de Dios!.

 

     

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!