Cuando pensamos en nosotros mismos, no hacemos otra cosa que levantar una barrera contra el verdadero amor.

El amor es comunión, es verdadera entrega mutua; por lo tanto, hay que estar dispuesto a dar y a recibir; es solo siendo generosos que podemos dar y es preciso ser humilde para recibir; solamente los generosos y los humildes están capacitados para amar verdaderamente.

Ninguna comunión es más profunda, íntima y real que la comunión con Dios; porque en ella Dios se entrega a nosotros plenamente y nos recibe con plenitud; por eso, la comunión eucarística es la mejor forma de desaparecer nosotros para que reine Dios, es decir, que El nos llegue a poseer hasta en lo más íntimo de nuestro ser.

Para recibir a Dios, es preciso primero saber comulgar con nuestros hermanos, y comulgar con los hermanos es entregarse totalmente a ellos y saber recibir de ellos.

"Que es mas Difícil"

Si difícil es tener fe; es muchísimo más difícil el vivir sin fe.

Cuando se tiene fe, el caminar por la vida se hace difícil; cuando no se tiene fe, el caminar es imposible.

Si no se tiene fe auténtica, se cae en muchas superticiones ridículas e inverosímiles.

Si no tenemos fe, no alcanzamos a levantar una hoja del suelo; si tenemos fe, somos capaces de mover al mundo y convertirlos a todos para Cristo.

No puede haber fe sin amor, ni amor sin fe; no puede haber fe sin obras, pues seria una fe muerta, ni obras que no se hagan por fe.

Hay muchas cosas que nos suceden a lo largo de nuestras vidas y que no las vamos a entender si no las vemos a través de la fe.

 

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!