Estoy positivamente convencido que una de las cosas mas duras y difícil para una madre es devolverle su hijo a Dios. He pensado muchas veces que es porque no se han dado cuenta que los hijos Dios se los presta a las madres para que ellas hagan de los mismos mujeres y hombres de bien para el mundo y para El, y que todo lo que es prestado un día hay que devolverlo.

Siempre que he tenido que consolar a una madre por la partida de su hijo a la vida eterna le he presentado el ejemplo de María, nuestra Madre celestial. Nos dice el Evangelio de San Lucas, Capitulo 2, Versículo 35: "Mira; éste está puesto para que todos en Israel caigan o se levanten; será una bandera discutida, mientras que a ti una espada te traspasará el corazón", esto le dijo Simeón a María porque sabia cuanto ella iba a sufrir en su vida al tener que enfrentar la muerte de Jesús. Otro pedazo del Evangelio nos dice que María guardaba todas estas cosas en su corazón.

En el Capitulo 19, Versículos 25 y 26 del Evangelio de San Juan, nos dice: "Estaban junto a la Cruz de Jesús su madre; la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena". Que dolor tan grande para María, estar a los pies de su único hijo humillado, físicamente destrozado y crucificado. 

Aprendamos de María, y que ella como Madre de Dios y Madre nuestra nos llene de fortaleza y sea nuestro refugio en los momentos de dolor.

 

 

Visita y únete a nuestra comunidad

pinchando en la siguiente imagen.

te esperamos !!!!